...

Zona interdental, la gran olvidada en el cuidado de la boca

Picture of Fernando Gutiérrez Alameda

Fernando Gutiérrez Alameda

Médico Estomatólogo y director de la clinica FGA

Zona interdental, la gran olvidada en el cuidado de la boca


En nuestra rutina diaria de limpieza bucal hay un área que tiende a ignorarse. Después de cada comida cogemos el cepillo de dientes, nos aplicamos la pasta, nos limpiamos los dientes durante dos minutos y listo. Pero ¿qué pasa con la zona interdental? Un estudio reciente realizado por la consultora Hamilton y Dentaid afirma que el 64% de los españoles descuida la limpieza dental diaria y sólo utiliza cepillo y pasta de dientes, lo que provoca que su higiene bucal sea incompleta.

Los números hablan por si mismos. Y más aún si a los datos anteriores le sumamos que el 80% de las caries, la enfermedad más común en nuestra boca, se originan en la zona interdental. Teniendo en cuenta estos números, es hora de concienciar a la gente sobre la importancia de utilizar más productos que cepillos y pasta de dientes a la hora de limpiarse la boca. Porque lo que sucede en nuestra boca no sólo afecta a nuestra salud bucal, también impacta en nuestra salud general.

La zona interdental, por sus características físicas, es de difícil acceso. Por lo tanto, cuando nos limpiamos los dientes, si solo utilizamos el cepillo, pueden quedar restos de comida y placa bacteriana; y quizás, con el tiempo, provoque caries, enfermedades de las encías y mal aliento. Por tanto, la prevención, que pasa por una buena higiene bucal, es el primer paso hacia una boca sana.

Pero no todas las zonas interdentales son iguales. Cada boca es única y tiene sus particularidades, por lo que a cada necesidad hay que darle una respuesta y una solución. “Es fundamental elegir y utilizar el producto interdental adecuado a cada boca o espacio interdental, como hilo dental, cepillo interdental o irrigador bucal, así como adquirir el hábito de la limpieza entre los dientes e integrarlo en la rutina diaria de higiene bucal. desde temprana edad, junto con el cepillado de dientes y el uso de enjuagues bucales»explica Joan Gispert, director del Centro de Investigación Dentaid.

Por tanto, en bocas con espacios interdentales estrechos, el hilo dental, la cinta dental y el flosser (hilo dental que se introduce en un mango para facilitar su uso) son los productos adecuados para eliminar los restos de comida y la placa bacteriana. En cambio, en bocas donde los espacios entre los dientes son más amplios, los cepillos interproximales, siempre utilizados con cuidado, son los más adecuados. Y por último, el irrigador bucal es otro producto que, además de eliminar el biofilm y los restos de comida mediante un chorro de agua, también controla la inflamación gingival y la gingivitis, a la vez que reduce el sangrado.

Incorporando el uso de estos productos a nuestros hábitos diarios de higiene bucal mejorará nuestra salud bucal y nuestra salud general. Y tus dientes y encías te lo agradecerán.

Artículos relacionados