Más del 35% de personas con discapacidad se sienten frustradas en el dentista

Picture of Fernando Gutiérrez Alameda

Fernando Gutiérrez Alameda

Médico Estomatólogo y director de la clinica FGA

Más del 35% de personas con discapacidad se sienten frustradas en el dentista


Según un estudio realizado por varias organizaciones dedicadas a la inclusión de Gente con discapacidadesEl 36% de estas personas se siente frustrada al visitar al dentista. Esta cifra es alarmante y pone de relieve la falta de accesibilidad y adaptación en los servicios odontológicos. Hoy, a pesar de los avances en inclusión, el acceso a servicios médicos de calidad sigue siendo un problema recurrente para las personas con discapacidad.

Esta noticia surge de una encuesta realizada por el Fundación ONCE, la Fundación Vodafone y la Fundación Universia, en el que se entrevistó a más de 500 personas con discapacidad sobre su experiencia en el dentista. Los resultados son preocupantes, ya que reflejan una realidad que viven a diario muchos pacientes con discapacidad.

Uno de los principales motivos de frustración es la dificultad para acceder al consultorio dental. Muchas personas con discapacidad enfrentan barreras arquitectónicas que limitan su ingreso al lugar. La falta de rampas, ascensores o baños adaptados son algunos de los obstáculos más habituales. Esto provoca un gran malestar y malestar en los pacientes, quienes deben buscar soluciones alternativas y muchas veces tienen que recurrir a la ayuda de terceros para acceder al dentista.

Además, una vez dentro del consultorio, los pacientes con discapacidad enfrentan otros desafíos. La falta de adecuación de las instalaciones y mobiliario, así como la falta de formación y sensibilidad por parte del personal médico, son otros de los factores que contribuyen a la frustración de estas personas. Según el citado estudio, el 63% de las personas con discapacidad encuestadas considera que el personal odontológico no está suficientemente preparado para atender a pacientes con discapacidad.

Otro aspecto importante son las técnicas y tratamientos utilizados en la consulta. Muchas veces, los equipos y herramientas odontológicas no están adaptados para personas con discapacidad, complejizando la atención y haciendo que los pacientes se sientan incómodos e inseguros. Por ejemplo, una persona en silla de ruedas puede tener dificultades para sentarse en el sillón del dentista y mantener una posición adecuada durante el tratamiento.

La falta de adaptación y accesibilidad en el dentista no sólo afecta a las personas con discapacidad, sino también a sus familiares y cuidadores. Estas personas también se ven afectadas por estas barreras y deben afrontar situaciones complicadas para ayudar a sus seres queridos a recibir la atención que necesitan.

Ante esta situación, organizaciones de inclusión hacen un llamado a autoridades y profesionales médicos a tomar medidas concretas y promover la inclusión en los servicios odontológicos. Es necesario sensibilizar y formar al personal odontológico para que pueda atender adecuadamente a los pacientes con discapacidad y brindarles una atención de calidad.

También es importante que se realicen reformas y adecuaciones en los consultorios dentales, cumpliendo con la normativa de accesibilidad y garantizando la igualdad de oportunidades para todas las personas. La inclusión no es sólo un derecho, sino también un deber que beneficia a toda la sociedad.

En este sentido, muchas organizaciones y profesionales del área de la salud dental ya están trabajando para promover un enfoque inclusivo en sus servicios. Por ejemplo, existen clínicas dentales adaptadas exclusivamente para pacientes con discapacidad, donde se realizan tratamientos especializados y existe un equipo multidisciplinar capacitado en el tratamiento y cuidado de estas personas.

Además, existen iniciativas como el programa “Odontólogos Sin Barreras”, que promueve la inclusión y accesibilidad en el odontólogo a través de cursos de formación y asesoramiento al personal médico, así como la creación de material y herramientas adaptadas para pacientes con discapacidad.

En definitiva, el 36% de personas con discapacidad que sienten frustración al visitar al dentista es una cifra que debe hacernos reflexionar sobre la importancia de fomentar la inclusión en todos los ámbitos. Es necesario tomar medidas concretas y trabajar juntos para garantizar que todas las personas, independientemente de sus capacidades, puedan acceder a los servicios odontológicos de manera digna y sin obstáculos. La inclusión es un derecho que debe ser respetado y protegido en todos los ámbitos, incluido el de la salud dental.

Artículos relacionados