Las 6 leyendas dentales más conocidas

Picture of Fernando Gutiérrez Alameda

Fernando Gutiérrez Alameda

Médico Estomatólogo y director de la clinica FGA

En este artículo vamos a desmontar determinados mitos y creencias populares sobre los cuidados y tratamientos dentales. Como dentista en Burgos, desde FGA te ofrecemos todos los consejos.
Las 6 leyendas dentales más conocidas

Índice

Un buen enjuague sustituye al cepillado

 

La mejor medida de higiene bucal es el cepillado en todas sus posibilidades, es decir también interdental, ya que lo más importante es la eliminación mecánica de la placa dental. En cuyo interior se encuentran las bacterias.


Los enjuagues bucales contienen químicos antisépticos para matar bacterias, pero no eliminan la placa, que es el reservorio y el medio para el crecimiento bacteriano.

El chicle es un buen sustituo del cepillado

 

Es cierto que el chicle genera saliva y por tanto aumenta su pH, por lo que puede proteger frente a la generación de caries en el momento de su uso, pero no elimina la placa ni las bacterias.


Por lo tanto, el cepillado sigue siendo la acción higiénica más importante.

Las muelas del juicio hay que sacarlas ya que no sirven para nada y también mueve los dientes

Esta es otra leyenda dental muy extendida. Las muelas del juicio no mueven los dientes. En muchas personas, los dientes se juntan hacia el frente de la boca debido a las fuerzas musculares de las mejillas y la lengua, así como a la pérdida gradual del soporte dental. Por lo tanto, las muelas del juicio no tienen la culpa.


Las muelas del juicio solo deben extraerse si causan dolor repetido o causan un problema con el diente anterior, segundo molar, caries o problema periodontal.

También para necesidades de tratamientos de ortodoncia en los que necesitemos un espacio determinado.

No se puede quitar un diente o dientes infectados

En términos generales, esto no es cierto. El hecho de que exista una infección no implica que sea imposible realizar una extracción, pues lo importante es eliminar la causa. De la misma manera que si alguien tiene apendicitis, se debe actuar eliminando el apéndice, esto puede extrapolarse a las infecciones bucales.


El único inconveniente es que el efecto de la anestesia se reduce y probablemente necesite poner más. En pacientes con determinadas cardiopatías, es preferible eliminar primero la infección, por las consecuencias que podría producir la endocarditis bacteriana.

Si mataron mi nervio, no sentiré dolor

El nervio de un diente es solo un transmisor de cambios térmicos. Produce dolor por hipersensibilidad y cuando está afectado por caries profundas se denomina pulpitis.

Si el diente no tiene nervio, también puede doler ya que el tejido óseo, el ligamento periodontal que rodea sus raíces, puede inflamarse y/o infectarse y causar dolor, principalmente al morder, pero nunca relacionado con los cambios térmicos.

Si me hago una limpieza dental, mis dientes serán más
blancos

No, los dientes serán del mismo color, solo se eliminarán las manchas. Para tener los dientes más blancos hay que blanquearlos, o colocar carillas para que queden aún más blancos. 

La halitosis proviene del estómago.

Generalmente, las causas de la halitosis provienen de la boca. Una de las causas es la acumulación de alimentos entre los dientes y la no eliminación de dichos restos.

Otra causa es la boca seca. La reducción de la saliva aumenta el mal olor. 


Y por último la parte posterior de la lengua, que conviene cepillar para reducir este problema. 


Espero haber resuelto alguna de las leyendas dentales que corren por las calles….

Artículos relacionados