Lo que comes afecta a tu salud bucal – Blog Salud Bucal

Picture of Fernando Gutiérrez Alameda

Fernando Gutiérrez Alameda

Médico Estomatólogo y director de la clinica FGA

Lo que comes afecta a tu salud bucal – Blog Salud Bucal


Existe una relación bidireccional entre lo que comes y la salud bucal. Y no es sólo la dieta y la nutrición lo que afecta a tu salud bucal, sino que también el propio estado de salud de tu boca puede interferir con tu dieta.

Es bien conocida la relación entre la ingesta excesiva de hidratos de carbono (especialmente azúcares libres) y la aparición de caries dental. La caries comienza con una desmineralización del esmalte hasta llegar a la dentina, que comienza a disolverse. Esta desmineralización es causada por los ácidos producidos por las bacterias de la biopelícula dental que se acumulan en la superficie de los dientes a partir de los azúcares que se encuentran en la dieta. La fermentación de los carbohidratos por bacterias cariogénicas da lugar a productos fermentados que provocan la destrucción del esmalte. De hecho, la presencia de caries dental se ha considerado tradicionalmente un signo revelador de una alimentación poco saludable.

Y no sólo eso, una dieta rica en hidratos de carbono no sólo puede provocar caries, sino que también puede aumentar el riesgo de padecer otras enfermedades sistémicas como diabetes, obesidad y otras enfermedades cardiovasculares. Por tanto, una dieta equilibrada puede ser un buen aliado en la prevención de las caries… y otras enfermedades importantes que afectan al cuerpo humano.

Impacto en la salud de las encías

Las enfermedades periodontales (entre las que destacan la gingivitis y la periodontitis), de carácter infeccioso e inflamatorio y de origen multifactorial, afectan a los tejidos que rodean y sostienen los dientes (periodonto).

La relación entre nutrición y enfermedad periodontal es compleja. En cualquier caso, se sabe que cambios en la ingesta de macro o micronutrientes pueden influir en el estado inflamatorio de los tejidos de soporte de los dientes. Las enfermedades periodontales parecen beneficiarse de una restricción o reducción de carbohidratos procesados ​​de alto índice glucémico (al igual que las caries). Por el contrario, los carbohidratos complejos presentes en frutas, verduras, legumbres, nueces y semillas/bayas, y que contienen cantidades considerables de micronutrientes y antioxidantes, se asocian con un efecto positivo sobre la salud periodontal.

En cuanto a las grasas, es probable que los pacientes periodontales se beneficien de una mayor ingesta de ácidos grasos omega-3 y una menor ingesta de grasas saturadas, grasas trans y ácidos grasos omega-6 no saludables. Además, la falta de micronutrientes (especialmente vitamina B12, C, D, A, E, calcio y magnesio) puede tener un impacto negativo en la salud periodontal. También se ha observado que las dietas ricas en alimentos con efectos antiinflamatorios, como los arándanos, el té verde, el salmón, la coliflor o el brócoli, entre otros, tienen un impacto positivo sobre el periodonto.

Halitosis

La dieta también juega un papel importante en el desarrollo de la halitosis, especialmente las dietas ricas en proteínas y carbohidratos. Los aminoácidos que contienen azufre se liberan durante la descomposición de alimentos ricos en azúcares y proteínas. Posteriormente, son metabolizados por bacterias capaces de producir compuestos volátiles, siendo estos los que están directamente relacionados con el desarrollo de la halitosis.

Dieta y desgaste dental. La erosión (o desgaste dental) se ha relacionado con un exceso de ácidos extrínsecos y/o intrínsecos en la boca. Esto se debe: – al consumo excesivo y/o repetitivo de alimentos o bebidas con pH bajo (como refrescos de cola, bebidas energéticas, cítricos, zumos, vinagre…); – o en relación con el reflujo ácido del estómago, debido principalmente a problemas digestivos.

Debido a estos ácidos se produce una pérdida progresiva e irreversible del tejido dental. Los ácidos extrínsecos más habituales derivados de la dieta son el ácido cítrico, fosfórico, ascórbico, málico, tartárico y carbónico, que se encuentran en determinados cítricos, refrescos y vinagre, entre otros. En cuanto a los ácidos intrínsecos, se derivan del reflujo gastroesofágico severo.

la saliva

La saliva tiene un factor protector en la cavidad bucal, y su composición puede verse influenciada por la dieta, produciendo cambios en la cantidad y/o características cualitativas de la secreción salival. En concreto, las mucinas, proteínas salivales, representan una importante barrera contra la reducción de la humedad, contra la penetración física y química de irritantes y contra bacterias. En una dieta desequilibrada se produce una reducción del contenido de mucina, lo que conlleva un mayor riesgo de lesiones de caries y disminución de la saliva.

Artículos relacionados