Causas de la sensibilidad dental y cómo prevenirla

Picture of Fernando Gutiérrez Alameda

Fernando Gutiérrez Alameda

Médico Estomatólogo y director de la clinica FGA

Causas de la sensibilidad dental y cómo prevenirla


¿Qué sabes sobre las causas de la sensibilidad dental y cómo evitarla? Esta información puede serte muy útil, es por eso que queremos que sepas todo sobre este tema. Esta molestia bucal tiene varias características que te permitirán identificarla y diferenciarla de otros problemas. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la sensibilidad dental?

En primer lugar, conviene definirlo claramente. Se entiende por sensibilidad dental o hipersensibilidad dentinaria a la reacción dolorosa que se produce ante determinados estímulos. Alrededor del 7% de la población la padece y suele verse entre los adultos.

La sensibilidad dental tiene dos características. La primera es que las molestias no pueden atribuirse a otras patologías de la cavidad bucal. El segundo es su relación temporal directa con el estímulo. El dolor desaparece cuando cesa y por tanto es muy agudo, bien localizado y transitorio. Si persiste, hay que pensar en otra causa que el odontólogo pueda precisar.

Entre las causas de la sensibilidad dental y cómo prevenirla, los desencadenantes cobran especial importancia. Según su naturaleza, pueden ser químicos, como los alimentos ácidos, o muy dulces. También existen estímulos térmicos, como ocurre al ingerir alimentos o bebidas muy calientes o muy frías. Los táctiles son los que se producen, por ejemplo, al cepillarse los dientes.

¿Cuál es el mecanismo fisiológico de la sensibilidad?

El factor común de todas las situaciones en las que puede experimentar dolor es la exposición de la dentina. Esta es la capa subyacente al esmalte dental. Si se deja al descubierto, pone en contacto el interior del diente con el exterior, recibiendo directamente los estímulos.

En la estructura de la dentina se encuentran los túbulos dentinarios. Son canales microscópicos llenos de líquido que lo atraviesan y conducen a la pulpa dental, donde se encuentran las terminaciones nerviosas.

Sin protección de esmalte, los cambios térmicos, táctiles o químicos provocan fluctuaciones en la presión del fluido. Excitan directamente las terminaciones nerviosas del diente y se perciben como dolor.

Esto ocurre en dos situaciones: si el esmalte está deteriorado o cuando hay recesión gingival. Lo que pasa es que debajo de las encías no hay esmalte, sino lo que se llama cemento. Este cubre la dentina en la raíz del diente, pero es mucho menos resistente que el esmalte.

consecuencias que trae

La verdad es que la reacción natural es tratar de evitar el dolor. Por eso, si tienes sensibilidad dental, suprimes ciertos alimentos, lo que limita tu dieta. Sin embargo, hay otro efecto que es más importante, especialmente a largo plazo.

La higiene dental le resulta desagradable y, a menudo, la postergará o la realizará de manera superficial e incompleta. La placa bacteriana se acumula y se convierte en sarro, una sustancia que irrita las encías.

El resultado es caries o enfermedad periodontal como gingivitis o periodontitis. Son patologías que ponen en riesgo la integridad de los dientes, pues en los estadios más avanzados provocan la pérdida de estos.

Causas de la sensibilidad dental y cómo evitarla

Hay varios hábitos que puedes cambiar para que el riesgo de sufrir hipersensibilidad dentinaria sea mínimo. Nuestro estilo de vida influye en las rutinas de higiene de la cavidad bucal y también en el tipo de alimentación. Veamos cuáles son los hábitos relacionados:

  • El cepillado inadecuado, realizado con demasiada fuerza, desgasta el esmalte y provoca la retracción de las encías. Esto también sucede al elegir un cepillo con filamentos muy rígidos o una pasta abrasiva. Aprende a cepillarte los dientes correctamente.
  • Los alimentos y bebidas con un pH muy ácido desmineralizan el esmalte. Un ejemplo son los encurtidos, las bebidas carbonatadas, el vino y los jugos envasados.
  • Comer y tardar demasiado en cepillarse los dientes prolonga la acción de los agentes nocivos sobre los dientes.

enfermedades

Algunas condiciones orales dan lugar a hipersensibilidad dental como síntoma. En este caso, es necesario abordar la raíz del problema para eliminarlo.

  • Caries, donde se produce la erosión del esmalte, exponiendo la dentina.
  • En la enfermedad periodontal, las encías se retraen y exponen sus cuellos. Los dientes aparecen entonces más largos de lo habitual. En la parte expuesta, que normalmente está debajo de la encía, no hay esmalte, sino cemento, que es menos resistente.
  • Bruxismo, que es el rechinar involuntario de los dientes. Ocurre en situaciones estresantes o por la noche, mientras se duerme. Es una causa importante y frecuente de desgaste.

Tratamiento de la sensibilidad dental

Hay mucho que puede hacer al conocer las causas de la sensibilidad dental y cómo evitarla para que pueda volver a disfrutar de un delicioso helado. Además de evitar los estímulos que desencadenan el dolor y adquirir mejores hábitos de alimentación e higiene, existen tratamientos menos abrasivos para este problema.

Prevenir el deterioro y el dolor.

Hay cepillos de dientes diseñados para obtener una limpieza adecuada sin lesiones. El cepillo de dientes Vitis Sensible tiene cerdas suaves con un perfil recto que no daña las estructuras de la cavidad bucal. Su cuello flexible te permite flexionarlo para que se adapte perfectamente a todos los ángulos.

Asimismo, la seda dental Vitis Suave asegura la eliminación indolora de la placa. Es muy efectivo tanto debajo de la línea de las encías como en el espacio interproximal, ubicado entre los dientes adyacentes.

reparación de esmalte

Los productos anticaries, dentífricos y colutorios de Vitis son adecuados y, gracias a su triple acción anticaries, reparan, fortalecen y remineralizan el esmalte y están formulados con DENTAID Technology HapRepair.

Gracias a este avance, es posible administrar hidroxiapatita activa por vía tópica. Esta molécula forma parte de la estructura natural de los dientes y, gracias a sus dimensiones, puede integrarse en el esmalte. Con el uso prolongado, estos efectos se logran gradualmente:

  • Remineraliza el esmalte.
  • Oblitera los túbulos dentinarios.
  • Crea superficies dentales nuevas, más brillantes y más blancas.
  • Previene la erosión.

En resumen, ahora que conoce las causas de la sensibilidad dental y cómo prevenirla, puede hacer mucho por su salud y bienestar bucal. Previene la erosión, elimina el dolor y repara el esmalte con los mejores productos Vitis a tu disposición.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]



Fuente

Artículos relacionados